Elegir un framework de PHP para un nuevo proyecto

En estos últimos tiempos están apareciendo frameworks como las setas. Con la popularización de PHP 5.3, muchos desarrolladores están apostando por pasar de los frameworks más conocidos y desarrollar nuevas opciones, todos ellos clamando ser más rápidos, más lazy-loading, más namespaced y más molones de la muerte que el resto.

Y personalmente, creo que la comunidad PHP nos estamos equivocando completamente con esta tendencia.

Hay muchos frameworks sí, pero no tantas librerías. Vale, hay muchas librerías escritas en PHP para hacer un montón de cosas, cierto, pero no hay tantas como puede haber en Java o si me apuráis en Rails. Y todo esto hace que sea muy complicado elegir uno u otro framework (en Java hay los grandes y en Ruby… Rails / Sinatra) y por ello las empresas siguen siendo reacias a apostar por PHP, muchas veces por el miedo de que la nueva versión del framework elegido nos obligue a refactorizar gran parte de nuestra aplicación.

Es por ello, que las mejores apuestas a día de hoy siguen siendo Zend y Symfony.

El problema con Zend, es que han optado por un modelo en el cual el framework sigue programado “a lo 5.2” esperando la reescritura para Zend FW 2 y en cambio podemos hacer/importar librerías con sus namespaces correspondientes. Y la verdad, queda algo cutre. Y no solo eso sino que el día que salga Zend 2 y queramos actualizarnos… vaya faenón vamos a tener.

En cambio Symfony ya tiene prácticamente lista su versión 2. Los fans de Symfony han conseguido estar bastante unidos y probablemente sea el framework a elegir si vamos a empezar un proyecto grande y queremos estar tranquilos a 2-3 años vista. Habrá que tocar cosas para Symfony 2.1, seguro, pero menos que si elegimos Zend, por lo menos en el momento actual.

Pero elegir Symfony2 tiene varios problemas:

– Aún no hay una versión final y probablemente no esté 100% optimizado ni libre de bugs.
– Muchas veces se ha acusado a Potencier de falsear sus tests de velocidad y cuando el río suena… seguramente algún truquillo ha usado.
– Muchos desarrolladores no se aclaran con los namespaces.
– En un front, tal vez no sea suficientemente rápido.
– Sigue habiendo mucha gente pro Zend FW y serán reticentes al cambio
– Seguramente si hubiera una certificación Symfony (escucha Potencier, que aquí hay pasta!) sería maś fácil valorar candidatos que “saben Symfony”

En resumen, mal momento para elegir una plataforma que nos acompañe en los próximos años.

Mis opciones: Symfony2 para el back y un framework propio o uno de los ligeritos para el front. ¿Y las vuestras?

You may also like...