2 años en Londres – Experiencias y aventuras

En el momento de escribir esto, hace algo más de 2 años que aterricé en esta fascinante ciudad en busca de un futuro mejor para mí y mi mujer. Han pasado una infinidad de cosas desde entonces y creo que es un buen momento para hacer balance. Y en vez de pagar una sesión de psicólogo, he decidido escribir un poco al respecto.

He pensado escribir este post en castellano ya que aunque la mayoría de los que me leéis entendéis perfectamente mi incorrecto inglés quiero pensar que esto puede servir a gente indecisa cuyo nivel de inglés quizás no sea muy bueno. Incluso para gente que no es de IT y que pueda llegar a este post buscando experiencias sobre gente viviendo en el extranjero. Igual que yo hice en su día.

Intentaré ser realista, ni muy optimista ni muy pesimista. Aunque ya me conocéis 🙂

Pienso que toda esta aventura me ha ayudado mucho a calmar mis nervios y a intentar enfocar los problemas de una forma más constructiva, más “british” en definitiva. Queda mucho por recorrer, pero honestamente creo que es lo mejor que voy a sacar de todo esto cuando la aventura termine.

En realidad, muchas veces pienso en los motivos por los que decidí venir aquí. Así que igual repasarlos puede ser un buen guión para el post

¿Fuera todo se hace mejor?

Siempre había creído que en España se hacen las cosas muy mal y fuera se hacen mejor. Lo primero es tristemente cierto, aunque hay algunas honrosas excepciones. Pero fuera las cosas no se hacen mucho mejor. De hecho, al haber bonanza económica se tiende a despilfarrar mucho más.

Ya se ha dicho muchas veces, pero no está de más insistir. No tenemos NADA que envidiar a otros países a nivel tecnológico. Sin embargo, sí que tenemos mucho que mejorar en gestión y comunicación. Y no hablo solamente a nivel management o CEOs. Hablo de nosotros developers y de cómo afrontamos nuestras tareas y cómo las comunicamos.

Y es que aquí lo decimos muchas veces. ¿Por qué no sabemos decir las cosas como hacen los ingleses? Creo que a nivel educativo deberían reforzarse cosas como hablar en público o resolución de conflictos. Y no profundizar tanto en tonterías teóricas que jamás aplicaremos. O ya puestos, mejorar la enseñanza de idiomas o dejar de tirar el dinero en doblajes. Pero eso es un debate demasiado largo.

Un tema tabú: pasta

Otro de los motivos es el salario que puedes obtener en España si decides quedarte en la rama técnica. Cuando yo me fui, si querías ganar más de 40k € tenías que asumir tareas de gestión. Hay excepciones, pero no muchas.

En Londres, es relativamente sencillo conseguir salarios de 60-65k £ simplemente desarrollando sin complicaciones y se puede aspirar tranquilamente a medio plazo a sueldos por encima de 100k £ en puestos de CTO, Head of Engineering, Head of DevOps o similares. Y si eres contractor, 400-450 £ al día son bastante asequibles. Y depende de la especialidad, se puede aspirar a 550-600 £ al día.

Y sí, Londres es muy caro… pero solamente la vivienda. El resto, haciendo números a final de mes, no es mucho más caro que Barcelona. Así que en este sentido, en general puedes salir ganando.

Hablando con la gente de aquí, para tener el mismo nivel de vida que en Barcelona, deberías cobrar un 30-35% más y en £. Es difícil establecer un número exacto pero parece que es más o menos correcto. Así que ya sabéis cuánto pedir a los recruiters de turno 🙂

Aquí el tema salarial también es bastante tabú. Nadie sabe lo que gana nadie. Puedes intuirlo, pero no es algo que se hable abiertamente. Siempre he pensado que si los salarios fueran públicos dentro de una empresa, todo iría mejor. Pero igual estoy un poco loco.

Mejorar el inglés

No te engañes, si no hablas bien inglés tienes poco futuro aquí. Incluso en IT, conseguirás un trabajo de desarrollador pero nunca tendrás cargos de Team Lead o de mayor responsabilidad. Simplemente, porque en las reuniones no sabrás explicar bien las cosas.

Pero lo que casi nadie cuenta es que por vivir aquí tampoco es que tu inglés vaya a mejorar meteóricamente. Muchas veces tendemos a juntarnos con otros españoles en nuestro tiempo libre y entre eso y que en el trabajo tampoco hay que hablar mucho si eres desarrollador es muy probable que pasados los 3 primeros meses notes un estancamiento importante en el inglés.

En mi caso, me está yendo muy bien el hecho de que nadie más habla castellano en mi empresa. Y tengo la suerte de haber hecho algunos amiguetes de varios países. Y quedar a echar unas cervezas con esta gente o ir a meetups sí que sirve para mejorar inglés. Pero obviamente, hay que poner un poco de tu parte y no quedarte en lo cómodo.

Y me gustaría desmitificar lo que dicen muchos de que los ingleses (o otros países al norte de los Pirineos) son fríos y es imposible hacer amigos. Es cierto que su sentido del humor y su carácter es muy diferente al nuestro. Pero si lo pensáis tampoco es fácil hacer amigos si por ejemplo llegas a Barcelona después de vivir toda tu vida en un pueblo de Tarragona.

En realidad, tengo la teoría de que todo el mundo que está en Londres está aquí un poco huyendo de algo. Y conforme vas conociendo a la gente… la teoría se hace más fuerte. Pero me estoy yendo por las ramas. El resumen es que se pueden hacer amigos de muchas partes del mundo. Y eso enriquece un montón.

¿Vale la pena?

A mí me está mereciendo la pena, pero es duro. Todos colgamos fotos de los momentos guay pero hay momentos complicados. Y si vienes con pareja, doblemente duro. Y si tu pareja no habla bien inglés y no encuentra trabajo rápido, exponencialmente duro.

Nadie habla de “las parejas de” que son los/las que lo pasan peor. Si estáis pensando en venir con vuestra pareja, preparaos a poner muy a prueba vuestra relación. Porque el día a día es complicado, sobretodo cuando uno ha venido siguiendo al otro.

Y también es muy complicado cuando hay problemas o desgracias familiares. Que sí, que llamar con Giffgaff es barato, tenemos tecnología VozIP y hay más de 20 vuelos al día (almenos a Barcelona). Pero no es lo mismo. Si estás muy apegado a tu familia y amigos, lo pasarás muy mal.

Y no hablemos ya del tema vacaciones. Primero que aquí hay menos días (lo normal son los 8 bank holidays y entre 20 y 25 días laborables al año, aunque algunas multinacionales permiten “comprar” más días de vacaciones). Pero claro, hay que bajar a ver a la familia. Y ya que bajas, intentas ver a todo el mundo. Y en realidad, es difícil sentirte de vacaciones en la ciudad donde has vivido toda la vida. Así que por ahí vas a perder un poco también.

El clima a mí no me disgusta especialmente. Realmente lo paso mal con el calor húmedo de Barcelona. Pero mucha gente echa de menos el clima de España. Y la verdad es que cuando se hace de noche antes las 4 en invierno o la triple capa de nubes no desaparece en 2 semanas es un poco deprimente.

Y con la comida algo parecido. Me gusta el Fish and Chips y la comida de pub en general y la verdad es que hay muchos restaurantes españoles y es relativamente fácil conseguir casi cualquier ingrediente de allí. Y para todo lo demás, la tienda de los Hermanos García en Portobello!

En definitiva, supongo que irte a vivir a París, Berlín, Munich, Edimburgo, Amsterdam, Zurich, Lausanne, Estocolmo… es bastante parecido. Cada ciudad con sus cosas mejores y peores. Irse a vivir a otro país es toda una experiencia, que no tiene por qué ser para todo el mundo. Y nada te garantiza que irte fuera te vaya a suponer una mejora laboral o económica importante así que es algo que te tiene que apetecer mucho, como era mi caso.

¿Volver a corto plazo?

Conozco a gente que ha vuelto por diversos motivos. Algunos siguen trabajando para las empresas de aquí y otros han encontrado ofertas buenas para volver. No solamente en IT, también en otros campos.

En mi caso, veo complicado volver a corto plazo. Es cierto que parece que algunos VCs están decidiendo invertir, especialmente en Barcelona y hay algo de movimiento. Pero como casi siempre las posiciones buenas están cogidas y se sigue pagando bastante mal, almenos respecto a Londres.

Pero bueno, nunca se puede asegurar.

La verdad es que hace unos 6-8 meses estuvimos pensando en volver. Y si hubiéramos vuelto en aquel momento creo que habría tenido una sensación importante de fracaso, por muchos motivos.

Pero en estos meses he podido pensar mucho, hacer las paces conmigo mismo, con mi pareja y con la mayoría de problemas de los que huía. Es más, me he dado cuenta de lo mal que he actuado en muchas ocasiones. Y aunque no se puede cambiar el pasado, siempre es de agradecer poder quedar a tomar algo con alguien con quien no te portaste bien y intentar limar asperezas.

Así que estoy bastante seguro de que si volviera mañana, por algún motivo personal o porque me llega una posibilidad buena, podríamos estar bien orgullosos de lo que hemos conseguido con mi pareja y en definitiva, volveríamos con la cabeza bien alta de la aventura.

Quizás irse fuera va de esto. De conocerte a ti mismo, purgar tus miserias y crecer como individuo. Y es por eso que para mí está mereciendo la pena.

You may also like...